Cómo superar una ruptura: Ganando fuerza del desamor

Las rupturas son duras y superarlas puede ser incluso más difícil. Es como si hubieras perdido un pedazo de tu corazón y te quedas solo para repararlo. Pero recuerda, el dolor es temporal, y lo que hoy parece una montaña insuperable será un mero obstáculo en tu camino mañana.

Una de las preguntas más difíciles de enfrentar después de una ruptura es, ¿cómo supero una ruptura de alguien a quien todavía amo? Es desafiante, especialmente cuando las emociones aún están crudas. Pero la clave está en entender que el amor no desaparece de la noche a la mañana. Está bien seguir amando a alguien mientras reconoces que esa persona no es la correcta para ti.

Según los expertos, la mayoría de las personas atraviesan las 5 etapas de una ruptura: negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Es fundamental permitirte sentir estas emociones completamente. No es un viaje lineal y es posible que te encuentres oscilando entre diferentes etapas antes de llegar a la aceptación.

Pero, ¿cuánto tiempo se tarda en superar una ruptura? Sinceramente, no hay una respuesta universal ya que el proceso de sanación es único para cada uno. Sin embargo, una teoría ampliamente aceptada sugiere que se necesita aproximadamente la mitad de la duración de la relación para recuperarse completamente. Dicho esto, esto varía mucho de persona a persona.

Para aceptar que una relación ha terminado, es esencial darte espacio para llorar. Aceptar que ha terminado no significa olvidar los buenos momentos; más bien, se trata de aprender a apreciar los recuerdos mientras reconoces que este capítulo de tu vida ha cerrado.

El poder del silencio después de una ruptura a menudo se subestima. El silencio es poderoso después de una ruptura porque crea una oportunidad para que proceses tus emociones y ordenes tus pensamientos sin el ruido y la confusión que viene con la comunicación constante.

Dejar ir a alguien que amas puede ser una tarea desalentadora. Significa enfrentar un futuro que ya no incluye a esa persona. Significa romper rutinas y forjar nuevas. Pero dejar ir no significa olvidar o descartar el amor que una vez tuviste. Se trata de aceptar que, aunque esa persona fue parte de tu viaje, no es tu destino.

La etapa más difícil de una ruptura a menudo varía de una persona a otra. Para algunos, el impacto inicial y la negación pueden ser los más difíciles, mientras que otros luchan más con la etapa de depresión y los sentimientos intensos de tristeza y pérdida que vienen con ella.

¿Quién supera una ruptura primero? Una creencia popular sugiere que quien inicia la ruptura la supera primero, pero este no siempre es el caso. La curación depende de varios factores, incluidos los mecanismos de afrontamiento de la persona, la naturaleza de la ruptura y su nivel de inversión emocional en la relación.

Por último, aquí está lo que no debes hacer después de una ruptura: No te culpes ni idealices la relación. Evita la tentación de stalkear a tu ex en las redes sociales. Y no olvides cuidarte a ti mismo.

En medio del dolor, la desesperación y el caos de una ruptura, encontrar maneras de superar y crecer puede parecer imposible. Pero no lo es. Recuerda, cada final da lugar a un nuevo comienzo. Te recomendamos Stop Overthinking, Win Your Breakup y otros libros de ruptura para guiarte en tu viaje de sanación.

Está bien sentirte triste, está bien sentirte roto, y está bien llorar. Pero también está bien seguir adelante, sanar y abrazar el camino por delante. Y en este camino, recuerda que nunca estás solo.

Add comment